Tiempo de lectura aproximado: 7 Minutos

Behringer 2600  ·  Fuente: Behringer

Dos productos, ambos etiquetados con el legendario número 2600: uno cuesta 3999€ y el otro 599€. ¿Qué significa el valor para los fanáticos de los sintetizadores en 2020? ¿Se justifica que las marcas de sintetizadores premium cobren a los clientes los precios más altos? ¿O la creatividad de los diseñadores y fabricantes legendarios se está copiando y lanzando al mercado a precios más bajos? ¿Quién está estafando a quién? ¿Cuál es el real valor de tu sintetizador? Es hora de explorar algunos temas espinosos para la comunidad de fans de los sintes.

Precios de sintetizadores en la era de Behringer

Puedo entender que la nueva tecnología reemplace a la anterior, hay una sensación de evolución en ello. Nuestros teléfonos se vuelven más delgados y potentes y nuestros coches se vuelven más eficientes y fiables. Pero cuando el hardware se enfrenta al mismo hardware, nos encontramos con preguntas diferentes. Preguntas sobre el valor de una marca, el valor del legado, la autenticidad y, hasta cierto punto, la ética al respecto. Por un lado, ¿tiene una empresa el derecho de cosechar las ideas del pasado y venderlas a precios reducidos que subestiman su reputación? Por otro lado, ¿tiene una empresa derecho a pedir un precio basado en lo que creen que pagará la gente?

Estamos en la edad de oro de los sintetizadores

Actualmente, el mundo de los sintetizadores se encuentra en una época dorada de renovación. El interés y la disponibilidad de increíbles máquinas para hacer música electrónica está en su punto más alto. Hay de todo, desde grandes empresas que fabrican enormes sintes hasta una industria artesanal de fabricantes que producen módulos Eurorack en sus cocinas. Grandes nombres como Moog y Sequential se ven a sí mismos como marcas boutique con productos exquisitos que ofrecen un estilo de vida relacionado con la síntesis donde el precio es secundario al arte y la artesanía del sonido y la electrónica. Empresas como Korg y Roland se ven a sí mismas como ofreciendo herramientas similares a precios más razonables a través de la automatización, la eficiencia y la escala.

Entendimos esa relación. Moog hace el tipo de sintes que se salen de nuestro presupuesto, Roland casi logró hacer lo que siempre soñaste, aunque no logró; y Korg llenó los vacíos con piezas decentes de equipo bastante emocionante. Luego, a la mezcla llega Behringer con la misión de inundar el mundo con réplicas a precios reducidos de todos los sintetizadores que siempre quisiste.

Ha habido algunos momentos que realmente me hicieron pensar en esto. El primero fue el relanzamiento del Minimoog Model D en 2016 por £3249. De hecho, podría tener un sintetizador Moog clásico por el precio de un automóvil de segunda mano. Un año después, Behringer lanzó su clon Model D por $299. Ahora podía tener el sonido auténtico del Model D en un sintetizador analógico hardware por el precio de una caja de ritmos digital. Es una décima parte del precio y, según la gente que sabe del asunto, suena más o menos igual.

Behringer Model D official price

Precio oficial del Behringer Model D

Aunque hay un par de momentos recientes que nos llevaron a este artículo de exploración: El anuncio de Behringer es que su clon de ARP 2600 será de €599, y el relanzamiento del Sequential Prophet-5 (Rev4) por €3,555.

Sequential Prophet-5

Sequential Prophet-5

A principios de año, Korg produjo una reedición del legendario sintetizador ARP 2600 que podrías obtener por €3,999 en caso de llegar a ser una de las personas afortunadas en entrar lo suficientemente rápido como para comprar uno de los 500 que se produjeron. Todos nos volvimos locos por la fabulosa autenticidad y deseamos poder pagarla. Nunca será nuestro; es un sintetizador aspiracional que nos da la sensación de que hay un nivel más alto al que aspirar. Llega el clon de Behringer del mismo sintetizador y puede ser tuyo por 599€ y habrá mucho para todos.

Behringer 2600

Behringer 2600

¿Moog o Boog?

¿Cómo conciliar todas estas cosas? ¿Cómo aportamos valor al Korg ARP 2600 a casi 7 veces el valor del Behringer? El Moog Model D es 10 veces el precio del Boog. El hardware es diferente, seguro. Puede basarse en los mismos circuitos y compartir los mismos componentes, pero con Behringer son versiones de montaje en superficie y circuitos miniaturizados que, para los dioses del sonido analógico, significan que sus electrones no han pasado por las mismas vías que los electrones en el circuito real. Sin embargo, las diferencias en el hardware solo pueden compensar una parte de la diferencia de precio.

Korg ARP 2600 FS

Korg ARP 2600 FS

Ahora bien, ¿Moog y Korg fijan los precios de las cosas en función de los costos de los materiales o de lo que creen que la gente pagará? Sequential lanzó recientemente el Prophet 5 (y 10) Rev4. Es realmente hermoso, un sinte definitivo de una época antigua de asombroso sonido electrónico. Arturia había anunciado recientemente el polysynth PolyBrute y tenía un precio de alrededor de £2k, que se sentía como el precio correcto para un increíble sinte polifónico. El UDO Super-6 tenía un precio similar y, de hecho, el Prophet-6 y el OB-6 de Sequential estaban en el mismo estadio. Entonces, cuando el precio del Prophet-5 llegó a más de 3 mil y el Prophet-10 a 4 mil, se sintió un poco inflado.

UDO Audio Super 6

UDO Audio Super 6

Obviamente le sacarán provecho las personas que manejan esas cantidades de dinero para gastar en sintetizadores. Como modelo de negocio para Sequential, funciona a la perfección. Al mantener los precios altos, Sequential puede construir un producto premium con componentes de alta gama y sin concesiones. Pero también lo estampa como un producto aspiracional, algo que los profesionales usan y nosotros, los simples mortales, solo podemos mirar con nostalgia desde nuestras pantallas. ¿Realmente vale tanto?

Behringer ha declarado que basa los precios en cuánto cuesta hacer un dispositivo más un poco para obtener ganancias. Si eso da como resultado un precio de €599 en el 2600, ¿cuál es exactamente el precio de los componentes del Korg ARP 2600 y cuánto es lo que creen que la gente pagará? Se podría decir que Behringer está ahorrando en I+D porque no está desarrollando sus propios productos, aunque se necesita bastante tiempo y esfuerzo para analizar viejos sintetizadores y construir circuitos de sonido comparables. Pero entonces, ¿qué pasa con Korg? ¿Cuánto de I+D pusieron en resucitar un sintetizador de décadas de antigüedad en el que venían trabajando los ingenieros originales?

Otro punto que Behringer hace es que no gasta dinero en marketing y publicidad. Su equipo de redes sociales podría hacer un par de jugosos vídeos de demostración, mientras que Moog produciría películas cinematográficas de largo formato con productores y músicos profesionales, catálogos brillantes y anuncios de revistas de doble página. Es inevitable preguntarse en qué otros aspectos estará ahorrando Behringer. ¿Quizás mantienen bajos sus costos aprovechando una economía de producción con salarios bajos? ¿Existe un elemento ético involucrado en la producción de sintetizadores o todo está realmente hecho en China y son solo los últimos tornillos los que coloca un trabajador bien pagado en San Francisco o Asheville? ¿Qué importancia tiene eso cuando tomamos una decisión de compra?

¿Importa?

Yo sería la última persona en sugerir que esto de alguna manera convierte a Behringer en la única compañía honesta en el juego. Hay muchos factores involucrados en la creación de un instrumento electrónico. Y ese es un factor allí mismo: no estoy seguro de que Behringer vea sus sintes como instrumentos de la misma manera que lo hacen otras compañías. No parece pensar mucho en el diseño o la ergonomía de sus dispositivos. Lo que los motiva es proporcionar sonidos fabulosos al precio más barato posible. Otros fabricantes quizás invierten mucho tiempo y esfuerzo en desarrollar interfaces, probar la sensación y crear un instrumento, lo cual aumenta el valor de sus productos, y probablemente con razones suficientes.

Es una discusión que seguramente continuará y es un momento fascinante para interesarse por los sintetizadores. Sé que hay hermosos sintetizadores que aspiro a tener. Pero también sé que, de manera realista, podría estar ahora mismo jugando con algo, que a mis oídos me suena idéntico, y por apenas una fracción del costo. Ambos sentimientos, ambos conceptos, pueden ubicarse perfectamente en mi cabeza sin contradicciones. Qué gran momento para estar vivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *